Conócenos

San Miguel de Salinas, nuestro pueblo, es un municipio de la Vega Baja del Segura, en la provincia de Alicante.

La cercanía del mar, así como el ambiente tranquilo y apacible, con el que se conjuga un paisaje y un clima típicamente mediterráneo, con temperaturas suaves y primaverales casi todo el año, hacen que nuestro pueblo sea un pueblo acogedor y con mucho encanto.

San Miguel tiene una larga tradición musical. Las primeras notas que sonaron en San Miguel interpretadas por una banda datan de 1.927, cuando se formó la primera Unión Musical. La guerra civil supuso la desaparición momentánea de la agrupación musical, resurgiendo y desapareciendo de nuevo en varias ocasiones hasta 1.959. En su concepción actual, la Unión Musical San Miguel de Salinas surge en 1.977 de la ilusión de una serie de antiguos músicos por volver a tener una banda en el pueblo.

Y es que en este pueblo la música se siente y se vive.

Paralelamente al movimiento bandístico y como creciente para la Unión Musical, se monta una academia de música que pronto se llena de educandos.

Al mismo tiempo se crea la estructura social de la Unión Musical con un amplio apoyo de la población, y también se construye su sede social.

Con estos buenos cimientos se empieza a cultivar lo que durante años ha sido y es un orgullo para los amantes de la banda del pueblo: una Unión Musical consolidada.

Los éxitos de la banda van creando entusiasmo en nuestro pueblo a nivel de juventud y como motor de cultura.

Uno de los logros, el de mayor difusión, de esta Sociedad Musical ha sido la consolidación de la Escuela de Música de Verano, que reúne a alumnos de toda España en torno a profesores de gran prestigio nacional e internacional.

Todos los años, a principios de agosto, visita nuestra localidad un  grupo de jóvenes. Es un grupo numeroso, en torno a los 100 o 120 músicos últimamente.

Año tras año les vemos paseando por nuestras calles como turistas, nos los encontramos en la piscina, en los parques…,  también les oímos, porque a veces improvisan pequeños conciertos en cualquier sitio, y por unos días nuestro pueblo rebosa de entusiasmo e ilusión.

El curso dura una semana y el inicio de las clases suele coincidir con la primera semana de agosto. Las clases son de lunes a viernes, mañana y tarde. No hay límite de edad, y aunque suelen oscilar mayoritariamente entre los 13 y los 26 años,  como anécdota podemos decir que algún año ha habido niños de 7 y 8 años, que han venido acompañando al padre que también  estaba realizando el cursillo.

Este año son ya 29 los que llevamos celebrando la Escuela de Música de Verano, y hemos querido hacer un poco de historia de sus comienzos y andadura.

A finales de los años 80, un vecino de San Miguel, Andrés Valero (por aquel entonces Presidente de la Unión Musical) solía contratar un profesor de música en verano, para dar clases a su hijo, que tocaba el oboe. Fue este profesor, Juan Carlos Báguena, quién le sugirió que trajera al verano siguiente varios profesores de viento-madera con la finalidad de hacer un cursillo,  ya que en San Miguel y alrededores existía un importante número de músicos que podrían estar interesados en dar clases, sin tener que trasladarse a otras localidades más lejanas.

Andrés se puso en contacto con el alcalde de nuestro Ayuntamiento, que le brindó el apoyo institucional y de infraestructura (propaganda, diplomas, personal, etc.) necesarios para que el proyecto de una escuela de música de verano saliera adelante. Y así lo ha seguido haciendo el Ayuntamiento año tras año, volcándose con la organización del curso

Y en aquel verano de 1.989 nacía la hoy en día reconocida nacionalmente ESCUELA DE MÚSICA DE VERANO DE SAN MIGUEL DE SALINAS.

Agradecer a las personas que en esos duros primeros años, con su esfuerzo y dedicación hicieron posible que la Escuela fuera un hecho y no solo una ilusión, ya que fueron los creadores del engranaje que haría funcionar las siguientes ediciones.

Así como los primeros profesores, de los cuales algunos han seguido viniendo año tras año ininterrumpidamente hasta la actualidad, y que acogieron con gran entusiasmo la creación de la Escuela.

Los pioneros en esta aventura fueron:

Juan Carlos Báguena – Oboe

Joaquín Gericó – Flauta

Antonio Salas – Saxofón

Francisco Javier Martínez Arco – Clarinete

El primer  año, estos  fueron los instrumentos que se estudiaban en la escuela. Después se han ido incorporando otros como contrabajo, trombón, trompeta, trompa, violonchelo, tuba y percusión.

 

Comments are closed.